Mostrando entradas con la etiqueta Libros. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Libros. Mostrar todas las entradas

NIKON D7100 - Manual de usuario en Español

Fotografia_Nikon_D7100
Es seguro que la mayoría de nosotros cuando adquirimos una cámara de fotos, o cualquier otro artilugio electrónico avanzado, normalmente pasamos a utilizarlo sin leer el manual. Como mucho, echamos un vistazo a la guía rápida de dos páginas y muchos dibujos, para pasar rápidamente a darle al gatillo y al gusto de fotografiar.

Dicen que aproximadamente el 5% de los usuarios de una cámara de fotos leemos el manual de instrucciones. He de reconocer que fue mi caso, pero también os diré que con el tiempo he tenido que consultarlo muchas veces para solventar dudas, profundizar en las posibilidades o modificar la configuración de mi Nikon D7100.

Pero como el manual en papel no lo vas a llevar encima y posiblemente ni lo tengas en tu idioma, aquí te dejo el Manual de usuario de la Nikon D7100 en español. Nunca es tarde para empezar!...
Si quieres bajártelo en pdf, te dejo el link al final del artículo.

Saludos y buenas fotos.





.

Fotografía y lectura. "Leer" (André Kertész)

Fotografía-lectura
Nuestro mundo está cada día más saturado de imágenes, unas veces mediante el papel y otras, ahora más de moda, en nuestros móviles que a todo lados nos acompañan. En ambos casos no podemos negar que la fotografía juega un papel primordial en favor de la comunicación.

En este blog de vez en cuando os presento algún buen libro. En este caso os traigo un ejemplo de complejidad para la lectura por su contenido y al mismo tiempo de sencillez por su claridad. "Leer" de André Kertész propone más de cuarenta años después de su primera edición la lectura de las fotografías de una colección dedicada a la intimidad de la lectura.

Mi amigo Agustín es el responsable de que este libro llegara a mis manos, dejándome doblemente agradecido, en primer lugar por ser un regalo inesperado y en segundo lugar por que ha sabido elegir un tema para mi apasionante como es la fotografía mostrándome el reto de intentar y aprender a leer las imágenes de la colección de Kertész. 

Es curioso como sin palabras se pueden exponer situaciones, contenidos, objetos, historias, contextos y en definitiva reflexiones del autor sobre la intima situación de la lectura dejando inmersa en sus fotografías tanto la acción de leer como el conocimiento de las personas, la sociedad o el entorno en que se realizan.

La lectura y mirar una fotografía pueden tener mucho en común. Este libro es una invitación a leer cada una de las imágenes con detenimiento y en cada una nos podemos adentrar como testigos silenciosos de cada instante para no romper la armonía y el momento de lectura de sus protagonistas.

Fotografia-lectura"Leer" de André Kertész enfrenta la lectura y la imagen, el escritor y el fotógrafo o el lector y el observador. Kertész fotografió a los lectores en las calles, en sus estudios, trabajos, bibliotecas, cafés y sin interrumpir las diferentes lecturas recogió la intimidad del lector.

Kertész nació en Budapest en 1894, emigró a París tras la Primera Guerra Mundial, donde trabajó en la revista VU y sus fotografías se publicaban con regularidad en la prensa francesa y alemana. En 1936 se trasladó a Nueva York, colaborando con Vogue y Harper's Bazaar, y trabajó para la agencia Keystone. En ambas ciudades fotografió la vida cotidiana y las escenas comunes con un sentido del encuadre y de la luz muy cuidados con su máquina fotográfica Leica de 35 milímetros.

Todos los días volvemos a ver fotos, en libros, en la televisión, en la calle, en nuestros móviles. Nos informamos, conocemos, recordamos con fotografías y ahora con este libro os propongo "Leer" las imágenes a través del tiempo en los ojos de Kertész para conocer el pasado.

Gracias Agustín. Un abrazo.

Título: Leer
Autor: André Kertész
Fotografías: de 1915 a 1970
Prologo: Alberto Manguel
Editorial: Periférica & Errata naturae

HAIKUARIO - Luis González Carrillo

Haikuario-Poemas
Empezaré diciendo que fue con este pequeño libro de poemas: "Haikuario", de Luis González Carrillo, cuando me acerqué por primera vez al Haiku, o mejor dicho, cuando tuve conciencia de esa disposición poética y denominación que los japoneses parece ser que llevan publicando desde hace siglos y que esconde todo un mundo.

A primera vista la disposición transmite serenidad, contemplación, y tranquilidad que a la vez permite nada más terminar de leer cada poema de tres versos la posibilidad de reconocer un mensaje oculto en cada uno de ellos. Os recomiendo esta lectura como ejercicio, quizá "espiritual", como un viaje por el tiempo, los sentimientos y las estaciones del año, en el "Haikuario".

El haiku es un poema breve de diecisiete sílabas, dispuestas en tres versos de cinco, siete y cinco sílabas respectivamente, para comprobarlo solamente es necesario contar. Algo más complicado es saber de la historia de estos poemas, que originariamente como forma poética japonesa  surgen  del  denominado "hokku", primera parte del "tanka", composición tradicional que ya aparece en una antología publicada en el siglo  VIII d.n.e.

Confieso que soy lector de haikus desde el día en que Luis me regaló un ejemplar de su precioso libro y me seduce su forma poética, algunos con pocas palabras y mucho que decir, que me recuerdan y conducen a algunas de mis entradas "Poema y fotografía". Cada pequeño bloque de tres versos, abre infinitas puertas a nuestra imaginación.

  • "Al otro lado / detrás de las vallas / se pierde la fe", que pudiera ver con los Refugiados.
  • "Son nuestros cuerpos/ confundidos en uno / con sumo placer", en el que veo quizá un Beso robado al destino...
  • "Miro tus ojos / y me pierdo en ellos, / no hay salvación", seguro con el Amor.


Haikuario-PoemaConocer que Benedetti, Julio Cortazar, Octavio Paz y otros autores han estudiado y escrito Haikus, pone en valor esta manera de encarcelar en 17 sílabas, un mensaje, un sentimiento, una sensación, una estación, un viaje, un peligro, una guerra o un amor. El más conocido haiku de Matsuo Bashoo (1644-1694): "Este camino / ya nadie lo recorre / salvo el crepúsculo" deja claro que detrás de unos escasos tres versos puede haber todo un universo expresivo.

Las lecturas cortas son una forma fácil y sencilla de leer y viajar sin agobios, poco a poco y con los descansos que consideremos. Mi anterior lectura de micro-relatos fue "Aquí yacen dragones", de Fernando León de Aranoa, que curiosamente me recomendó Luis González tomando un café con nuestro común amigo Agustín. Con su libro y con su película "Un día perfecto", León de Aranoa me tiene ganado, Luis González Carrillo desde mucho antes como persona y desde ahora como escritor, especialmente encandilado.

Debo añadir que la fotografía de Pilar Ahijado y la maquetación de José Zurdo preparan un precioso envoltorio a este regalo de 60 poemas en 20 páginas. Os invito desde aquí a gozar con este juego de silabas y leer este provocador "Haikuario", un pequeño libro que sin duda es una gran creación.



Haiku-Poema
Datos del libro: 
Título: Haikuario
Autor: Luis González Carrillo
Fotografía: Pilar Ahijado
Maquetación: José Zurdo
Primera edición: Octubre de 2015.



.

"Dejarse llover" - Paula Farias

Dejarse-llover_Paula-Farias
Aquel que me conoce sabe que me gusta mojarme, me es difícil, si no imposible permanecer callado y en silencio a la vista de la desigualdad o la injusticia. Desde dejar clara una opinión hasta luchar por poder defenderla y desde luego, ser eco en la medida de mis posibilidades de aquellos que gritan auxilio.

En lo sentimental también me gusta, "mojarme contigo", me encanta la lluvia y quien esta cerca de mi lo sabe. Por malo que el día sea es esencial empaparse de él, de su belleza, de su color y del amor, que aunque escaso siempre aparece en algún resquicio entre esas malditas nubes oscuras de las que se cubre el destino.

Me gusta empaparme de felicidad, me gusta caminar bajo la lluvia y calarme poco a poco hasta los huesos, de portal en portal intentando escapar mientras busco la sonrisa cómplice y el beso robado. Me ha vuelto a pasar como en la película, y será por eso que me llamó la atención y decidí mojarme en la lectura con "DEJARSE LLOVER", desde el título.

La ocasión viene dada rompiendo la tan nombrada buena costumbre de leer primero y ver después. Echar mano de esta novela en la que se inspira la película de Fernando León de Aranoa "Un día perfecto" después de verla, posiblemente es un error, pero así lo ha querido el destino y de hecho la novela que fue escrita en el 2014, pasó desapercibida hasta recibir el empujón mediático de la película.

Por mucho que me empeñe, nadie mejor que el director de la película o la propia autora del libro, para abrir con su prologo el primero y para dejar patente su estilo la segunda en dos pequeños recortes de texto: 

..."Su novela es un recorrido por el paisaje minado y laberíntico de un conflicto armado que evita los escenarios bélicos recurrentes y se ocupa de otra guerra, de la guerra silenciosa, esa que trasciende los frentes y los acuerdos de paz y perdura en la amenaza callada de las minas, en la ruleta de los controles militares, en el odio larvado de tus vecinos y en el dolor de las madres, que es tres veces dolor". (texto del prologo de Fernando León de Aranoa) 

"La lluvia solo es agua que cae, que no sabe de guerras ni de iras, ni de justicias o injusticias, que solo moja y así va dejando su huella. Ojalá las cosas muchas veces fueran así de sencillas. Ojalá lloviera más a menudo". (Paula Farias)

Seguro que con este puñado de letras tienes suficiente para despertar el interés en su lectura. Una lectura y una reflexión sobre la guerra y sobretodo sobre las personas. Sobre la crueldad del silencio de unos y otros, el transcurrir del tiempo como propósito para alcanzar el día siguiente aún vivos. 
Un silencio que a nada que pensemos seremos capaces de reconocer incluso en nuestros gobiernos y políticos. Un silencio que en mi modesta opinión permite que los señores de la guerra y los poderosos sigan acumulando riquezas sobre el dolor cotidiano de los inocentes ciudadanos en cientos de guerras.

Paula Farias dice sobre la crisis de los refugiados: "Europa no está a la altura de su nombre"....., "se discuten cifras ridículas de acogida», dice indignada. «Cuando algún día revisemos lo que está ocurriendo se nos caerá la cara de vergüenza. Se alude a la retórica y a discursos complejos, se disfraza la realidad con razones políticas y geoestratégicas, pero todo es mucho más sencillo, hay gente a la que están matando y no les dejamos entrar o les decimos que para entrar tienen que cruzar un lago lleno de cocodrilos, ¿quién es el villano de este cuento?".

Merece la pena leer a esta mujer. El libro es escaso y parece escrito para los cortos de vista con una letra que casi se sale de las páginas comparada con esos libros de bolsillo que encorsetan el texto tanto que solo una lupa puede sacarnos del apuro. No ha durado en mis manos un solo día de lectura y varios cafés. Quizá demasiado corta y fácil lectura que te deja empapado con sus letras, sus mensajes y reflexiones esperando algo más.

Un libro sencillo y fugaz, sobre un tema tan doloroso como la guerra que se deja leer como llover y que ha tenido una estupenda y en mi opinión mejor y más trabajada respuesta, en la película.
Dejarse llover, ha sido mi primera lectura de otoño.

Título: Dejarse llover.
Editorial:Suma de Letras, 2015.  136 páginas  PVP: 9,90 €
Autora: Paula Farias.  
Sobre la autora: Médico, trabajadora humanitaria y escritora.
Navegó como activista durante unos años en los barcos de Greenpeace para después durante 17 años de su vida dedicarse a ejercer la medicina en las guerras de kosovo, Afganistan o Sudán con Médicos sin fronteras, siendo elegida presidenta de esa organización de 2006 a 2011. La novela inspira la película "Un día perfecto" de Fernando León de Aranoa.

"Quería contar como el horror se puede convertir en algo cotidiano que se te va metiendo en el cuerpo, y cómo se puede convivir con él sin ruido. Quería contar lo que hay en los silencios de la guerra".
PAULA FARIAS


.

El silencio dolía más que los disparos. (Matanza de Atocha)


El silencio dolía más que los disparos - Matanza de los abogados de AtochaHay sucesos en nuestra historia como pueblo y en la lucha por la libertad, derechos y la democracia, sobre los que aún pasamos de puntillas, o por lo menos a mi me lo parece. Muchos somos los que en su día no lo vivimos con la intensidad del momento por nuestros pocos años de edad y otros ni siquiera habían nacido, pero de lo que no cabe duda es que en aquellos momentos estuvo en manos del pueblo y del gobierno de la época el futuro político y social.

Sobre la sangre de los luchadores, en enero de 1977, los hechos hicieron inclinar la balanza entre la dictadura y la democracia; el resultado como puedes ver y en la actualidad disfrutamos todos, fue el correcto gracias a la responsabilidad del pueblo. Madrid y los trabajadores sufrieron diferentes hechos violentos protagonizados por grupos de extrema derecha, que intentaban detener los procesos democráticos iniciados y llevar a nuestro país al caos.

Para ello no dudaron en conducirnos a una escalada de tensión y violencia que tuvo su punto más sangriento en el atentado cometido en el despacho de abogados laboralistas en la calle Atocha nº 55 de Madrid dónde fueron asesinados cuatro abogados y un administrativo dejando malheridos a otros cuatro abogados más. Cuando aún no estaba clara la voluntad política del gobierno, el ataque terrorista puso a prueba la madurez del pueblo y de los trabajadores.

El silencio dolía más que los disparos - Matanza de los abogados de AtochaComo ya he dicho, me parece escasa la difusión e importancia que de este momento se da en los medios informativos. Conocer nuestra historia debe servir para madurar y para saber también de donde parten las ideas, sus comportamientos y resultados. CCOO, sindicato al que pertenezco y al que pertenecían alguno de los asesinados, mantiene siempre despierto el sentimiento de lucha, porque ninguna de las muertes de los defensores de la libertad, de la democracia y de la defensa de los trabajadores merece caer en el olvido.

Madrid lleno sus calles de ciudadanos y ciudadanas, abogados, sindicalistas, trabajadores, y camaradas que en silencio y con dolor recorrieron sus calles en homenaje a los Abogados de atocha. La rabia se transformó en duelo y dolor que sirvió de cimientos a la construcción democrática que se inició semanas después del duelo. Las raíces de la lucha obrera de nuevo, se alimentaban de la sangre de trabajadores y luchadores inocentes.

Miles de protagonistas anónimos en la lucha antifranquista, merecer el recuerdo. No vivimos ahora en estas condiciones por amor al arte, lo hacemos gracias al proceso en el que muchos dejaron o perdieron la vida. El proceso democrático fue trabajado y sufrido por militantes del PCE, de las CCOO y de otros sindicatos y militantes de diferentes partidos político; un proceso que debe ser inseparable de nuestra memoria. En memoria de todas estas personas os dejo el acceso a un documento publicado en 2004 y reeditado diez años después que cuenta con lo esencial para entender el momento político e histórico de los asesinatos de Atocha.

Os dejo AQUÍ el enlace al texto completo y al comic que relata este importante suceso. Me permito colocar como reclamo al mismo, unos renglones de su introducción esperando que el compañero Francisco me disculpe por el atrevimiento:

En el entierro el silencio dolía más que los disparos. 
Aquel entierro seguramente ha sido la manifestación más multitudinaria conocida en España aún hoy en día, manifestación que colapsó la ciudad entera. No sé quién dijo sobre la manifestación: “El silencio dolía más que los disparos. Los claveles fluían como un manto de sangre”. Para mí ha sido la más impresionante y emotiva de las que he asistido en mi vida, aquellos miles y miles de hombres y mujeres, aquella tensión contenida, aquel silencio solo roto con algunos vivas a los muertos y por el canto de la Internacional, (ya en el cementerio) fue algo que el pueblo de Madrid, el país entero, nunca olvidará. 
Después, muchos años después, conocí personalmente a los, sobrevivientes de aquel atentado criminal: Lola González, Miguel Sarabia, Luís Ramos y Alejandro Ruiz-Huerta. (En los últimos años se nos han ido Luís y Miguel.)
Estas cuatro personas, conjuntamente con los cuatro abogados y el sindicalista, asesinados por los fascistas, son y continuarán siendo iconos de la lucha por la libertad y por la democracia en nuestro país y símbolos de la transición de la dictadura a la democracia en España.
 
No quiero finalizar estos apuntes sin recordar también que a partir de aquella fecha en todas las manifestaciones de la clase obrera que discurren por la calle Atocha de Madrid, al pasar a la altura del número 55, con un nudo en la garganta siempre gritamos con el puño en alto: ¡Atocha, hermanos, no os olvidamos!
* Francisco Naranjo Llanos. Director de la Fundación Abogados de Atocha


El silencio dolía más que los disparos - Matanza de los abogados de Atocha


fuente:  Los Abogados de Atocha.
Fundación Abogados de Atocha.
Escuela sindical Juan Muñiz Zapico.









.

¡Indignaos! (prólogo de J.L. Sampedro)

Indignaos. libro de Stéphane Hessel
Lo he vuelto a repasar. Es un libro que se lee en un rato, ligero pero contundente y sobre todo actual. A veces la lectura permite el acercamiento a las obras de autores que nos dejan testimonios y puntos de vista altamente valiosos para la humanidad. Este es el caso según yo lo considero y es por eso que hoy, con el prólogo de José Luis Sampedro que después escribió "Reacciona", os invito a leer el libro "¡Indignaos! de Stéphane Hessel; 
Como dice en su portada: "Un alegato contra la indiferencia y a favor de la insurrección pacífica".


Yo también nací en 1917. Yo también estoy indignado. También viví una guerra. También soporté una dictadura. Al igual que a Stéphane Hessel, me escandaliza e indigna la situación de Palestina y la bárbara invasión de Irak. Podría aportar más detalles, pero la edad y la época bastan para mostrar que nuestras vivencias han sucedido en el mismo mundo. Hablamos en la misma onda. Comparto sus ideas y me hace feliz poder presentar en España el llamamiento de este brillante héroe de la Resistencia francesa, posteriormente diplomático en activo en muchas misiones de interés, siempre a favor de la paz y la justicia. 
¡INDIGNAOS! Un grito, un toque de clarín que interrumpe el tráfico callejero y obliga a levantar la vista a los reunidos en la plaza. Como la sirena que anunciaba la cercanía de aquellos bombarderos: una alerta para no bajar la guardia. 
Al principio sorprende. ¿Qué pasa? ¿De qué nos alertan? El mundo gira como cada día. Vivimos en democracia, en el estado de bienestar de nuestra maravillosa civilización occidental. Aquí no hay guerra, no hay ocupación. Esto es Europa, cuna de culturas. Sí, ése es el escenario y su decorado. Pero ¿de verdad estamos en una democracia? ¿De verdad bajo ese nombre gobiernan los pueblos de muchos países? ¿O hace tiempo que se ha evolucionado de otro modo? 
Actualmente en Europa y fuera de ella, los financieros, culpables indiscutibles de la crisis, han salvado ya el bache y prosiguen su vida como siempre sin grandes pérdidas. En cambio, sus víctimas no han recuperado el trabajo ni su nivel de ingresos. El autor de este libro recuerda cómo los primeros programas económicos de Francia después de la segunda guerra mundial incluían la nacionalización de la banca, aunque después, en épocas de bonanza, se fue rectificando. En cambio ahora, la culpabilidad del sector financiero en esta gran crisis no sólo no ha conducido a ello; ni siquiera se ha planteado la supresión de mecanismos y operaciones de alto riesgo. No se eliminan los paraísos fiscales ni se acometen reformas importantes del sistema. Los financieros apenas han soportado las consecuencias de sus desafueros. Es decir, el dinero y sus dueños tienen más poder que los gobiernos. Como dice Hessel, “el poder del dinero nunca había sido tan grande, insolente, egoísta con todos, desde sus propios siervos hasta las más altas esferas del Estado. Los bancos, privatizados, se preocupan en primer lugar de sus dividendos, y de los altísimos sueldos de sus dirigentes, pero no del interés general” 
¡INDIGNAOS!, les dice Hessel a los jóvenes, porque de la indignación nace la voluntad de compromiso con la historia. De la indignación nació la Resistencia contra el nazismo y de la indignación tiene que salir hoy la resistencia contra la dictadura de los mercados. Debemos resistirnos a que la carrera por el dinero domine nuestras vidas. Hessel reconoce que para un joven de su época indignarse y resistirse fue más claro, aunque no más fácil, porque la invasión del país por tropas fascistas es más evidente que la dictadura del entramado financiero internacional. El nazismo fue vencido por la indignación de muchos, pero el peligro totalitario en sus múltiples variantes no ha desaparecido. Ni en aspectos tan burdos como los campos de concentración (Guantánamo, Abu Gharaib), muros, vallas, ataques preventivos y “lucha contra el terrorismo” en lugares geoestratégicos, ni en otros mucho más sofisticados y tecnificados como la mal llamada globalización financiera. 
¡INDIGNAOS!, repite Hessel a los jóvenes. Les recuerda los logros de la segunda mitad del siglo XX en el terreno de los derechos humanos, la implantación de la Seguridad Social, los avances del estado de bienestar, al tiempo que les señala los actuales retrocesos. Los brutales atentados del 11-S en Nueva York y las desastrosas acciones emprendidas por Estados Unidos como respuesta a los mismos, están marcando el camino inverso. Un camino que en la primera década de este siglo XXI se está recorriendo a una velocidad alarmante. De ahí la alerta de Hessel a los jóvenes. Con su grito les está diciendo: “Chicos, cuidado, hemos luchado por conseguir lo que tenéis, ahora os toca a vosotros defenderlo, mantenerlo y mejorarlo; no permitáis que os lo arrebaten”. 
¡INDIGNAOS! Luchad, para salvar los logros democráticos basados en valores éticos, de justicia y libertad prometidos tras la dolorosa lección de la segunda guerra mundial. Para distinguir entre opinión pública y opinión mediática, para no sucumbir al engaño propagandístico. “Los medios de comunicación están en manos de la gente pudiente”, señala Hessel. Y yo añado: ¿quién es la gente pudiente? Los que se han apoderado de lo que es de todos. Y como es de todos, es nuestro derecho y nuestro deber recuperarlo al servicio de nuestra libertad. 
No siempre es fácil saber quién manda en realidad, ni cómo defendernos del atropello. Ahora no se trata de empuñar las armas contra el invasor ni de hacer descarrilar un tren. El terrorismo no es la vía adecuada contra el totalitarismo actual, más sofisticado que el de los bombarderos nazis. Hoy se trata de no sucumbir bajo el huracán destructor del “siempre más”, del consumismo voraz y de la distracción mediática mientras nos aplican los recortes. 
¡INDIGNAOS!, sin violencia. Hessel nos incita a la insurrección pacífica evocando figuras como Mandela o Martin Luther Kingo. Yo añadiría el ejemplo de Gandhi, asesinado precisamente en 1948, año de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, de cuya redacción fue partícipe el propio Hessel. Como cantara Raimon contra la dictadura: Digamos NO. Negaos. Actuad. Para empezar, ¡INDIGNAOS!

¡Indignaos! prologo de J.L.Sanpedro

¿Que?, ¿lo conocías?, bueno, ¿verdad?. Espero haberte animado a su lectura. Es un libro pequeño pero valioso y como te dije antes, en plena actualidad.

Estos dos jovenzuelos, Sanpedro y Hessel nos dejan con sus textos y sus reflexiones, unos buenos argumentos para no abandonar en la lucha por nuestros derechos.


¡Indignaos!, que estáis vivos.... y  ¡Comprometeos! 



.

Del color de la leche

En una época y en un lugar en el que las mujeres no son más que hembras dispuestas para la carga, para el trabajo y como no, para el placer del hombre. En un lugar donde se vive con el sol y durante el tiempo que este añade luz se trabaja en el campo y la granja como verdaderas mulas. En unos años donde nacer con un defecto físico era permanecer como un objeto indeseable a los ojos del dueño de la casa., Mary, una niña de quince años vive con su familia en una granja de la Inglaterra rural de 1830.

El color de su pelo da nombre a esta novela "Del color de la leche" y nació con un defecto físico en una pierna. La condena al trabajo en la granja se traslada por decisión de su padre a la del hogar del vicario del pueblo para trabajar de criada cuidando de su mujer.
La vida da vueltas y en la casa donde ahora trabaja, tiene la oportunidad de aprender a leer y escribir, de usar sus manos para otra cosa que no sea el trabajo, los animales, el campo o la cocina. Tiene y aprovecha la oportunidad de escribir aquello que desea contarnos y que vuelca en este maravilloso libro corto. Pasa la vida, las estaciones, las páginas del cuaderno y la historia que Mary nos quiere contar.

Este libro llegó a mis manos como un regalo y pasará a formar parte de mis mejores lecturas. La sencillez de una niña en letras que poso a poco construyen toda una historia que merece ver como acaba. Lucha de una niña convertida por la miseria en mujer que desea contarte algo. No dejes pasar de largo este libro.
No dejes de leer esta novela breve. "Del color de la leche" es un regalo para el tiempo sencillo y al mismo tiempo constructivo, con mensaje.


Del color de la leche

Del color de la leche

Nell Leyshon
Prólogo de Valeria Luiselli
Año de publicación: 2013
Colección: Narrativa Sexto Piso
Formato: 15x23 cm.
Género: Novela
Páginas: 174 páginas
ISBN: 9788415601340

Autora: Nell Leyshon. Nació en Glastonbury (Inglaterra). Novelista y dramaturga que ha recibido numerosos premios. Su primera novela, Black Dirt (2004), fue candidata al Orange Prize for Fiction y preseleccionada para el Commonwealth Book Prize. En 2008 publicó Devotion. Ha sido galardonada con el Premio Evening Standard Theatre por su obra teatral Comfort Me With Apples, y Bedlam ha sido la primera obra escrita por una mujer para el Shakespeare's Globe Theatre. Además, recibió el Premio Richard Imison por su primera obra teatral para la BBC Radio.



"Del color de la leche es un libro escrito con la urgencia palpitante de un pequeño clásico. Pequeño por lo compacto y concentrado de su universo y una historia poderosa que desciende al bajofondo de una vida que se disolvió en la escritura y que sólo puede recobrarse en el silencio de nuestra lectura.
Un silencio de nuestra lectura. Un silencio largo, estremecido y lleno de rabia. Pero también un silencio esperanzado y lleno de admiración".      (Valeria Luiselli.)


"En las escasas ocasiones en que las personas logran liberarse de las cadenas que las atan suelen, inmediatamente después, quedar sujetas a otras nuevas.
En Del color de la leche, Nell Leyshon ha recreado con una belleza trágica un microcosmos apabullante, poblado de personajjes como el padre de Mary, que maldice a la vida por no darle hijos varones; el abuelo, que se finge enfermo para ver a su quedida Mary una vez más; Edna, la criada del vicario que guarda tres sudarios bajo la cama, uno para ella y dos para un marido y un hijo que no tiene, todo ello, enmarcado por un entorno bucólico que fluye al compás de las estaciones y las labores de la granja que cobra vida con una inocencia desgarradora gracias al empeño de Mary de dejar un testimonio escrito del destino adquirido, al cual ya no tiene la menor posibilidad de renunciar."      (Elias Canetti)


.

Abuelillo, te echamos de menos. (Memorias - Villajos Lucas)

Desde La Mancha. Campo de Criptana. Llanuras con encanto donde hace muchos años el Quijote vivió sus aventuras de caballero y Miguel de Cervantes dio a conocer al mundo la tierra de los Molinos de viento y donde aún hoy se mantienen erguidos esos protagonistas de la historia que como el hidalgo y los grandes hombres manchegos luchan contra el tiempo y la memoria para no ser olvidados.

Abuelillo, te echamos de menos. (Memorias - Villajos. Campo de Criptana)
Desde ese lugar un hombre sencillo, trabajador, de la tierra, buen vecino, nos lleva más de cincuenta años atrás y nos describe su mundo con sus letras. Plasmando sus vivencias, las de su pueblo Criptana y sus mujeres y hombres nobles y luchadores que arrancaban a la tierra y a la árida llanura algo de comer a cambio de su sudor y su vida.

Villajos Lucas (1907-2001), nos cuenta desde su humildad como jornalero, padre de familia y después abuelo y sin apenas haber ido a la escuela, la historia y las memorias de su pueblo y sus gentes. A su manera, en ocasiones en prosa, otras en verso, nos deja sus memorias que con la ayuda de la edición de la Asociación Encinares Vivos de la Mancha todos sus vecinos han podido leer y que por suerte ha sido compartido conmigo.

Sería un error dejar morir y no hacer llegar más lejos sus memorias. Toda una lección de historia que debe servir de aprendizaje y de estudio de una época dura, de un pueblo fuerte y de los sueños de un hombre que desde pronto dejaba plasmados en hojas de papel lo que ahora podemos leer. Un hombre especial que con el tiempo alcanzó la condición de Abuelo y en esa calidad recibe el abrazo y el homenaje de su nieto que es en sus primeras páginas algo que encandila y te hace seguir leyendo este libro.

Abuelillo, te echamos de menos.El mensaje de este artículo es el homenaje de uno de sus nietos, que bien podría ser un relato corto. Uno de esos textos que por si solo pudiera editarse y leerse con atención. El sentimiento y las emociones que durante años quedaron grabadas en su corazón y que ahora hacen brotar aquí una especie de carta que sirve de prologo al libro y que desde hace años al leerlo siempre tuve ganas de compartir.

Desde Campo de Criptana, en las letras de quien se da a conocer en el primer renglón del texto y portavoz de su familia, aquí os dejo este fragmento escrito para su Abuelo, con mayúsculas, un hombre que desde la cueva donde vivía de forma humilde, describió su historia con enorme sencillez, con respeto y con elegancia.
Que lo disfrutéis como yo, recordando esa especial relación entre nietos y abuelos.




"Yo, Francisco-Vicente Díaz-Hellín Lucas-Torres, tuve la suerte de tener como abuelo a Villajos Lucas.
Entre mis primeros recuerdos que tengo de mis primeros años, se encuentran las tardes que iba a casa de mis abuelos. La casa de mi abuelo tenía un corral grande para poder guardar el carro y las mulas, un pozo, un barranco, una cocina grande con chimenea, una banca grande junto a la mesa, una alacena que para mí era como un armario mágico, unas fotos de mis bisabuelos... Poco más recuerdo. Cuando caía la tarde, para mí era un espectáculo ver llegar a mi abuelo en carro, subirme con él mientras mi abuela abría las puertas y entrar  subidos juntos esos pocos metros. Ver como lo preparaba para el día siguiente y daba de comer a las dos mulas. Luego nos pasábamos a la cocina, se sentaba en la banca y se tomaba su vermú con titos. Antes de sentarse, abría la alacena-armario mágico y sacaba una onza de chocolate para mí que además llevaba el nombre de mi abuelo. Me gustaba que mi abuelo, con ese nombre tan raro, se llamara igual que un Cristo y que un chocolate. He de decir que la tradición del chocolate la manteníamos todas mis primas, mis hermanas y mi hermano incluso de mayores. Con el paso del tiempo, el chocolate nos lo escondían dentro de una cacerola, en la bolsa del pan... pero no había escondite que se nos resistiese. Mientras mi abuela y mi abuelo reían.
Otro recuerdo que permanece de mi abuelo es cuando se jubiló. Las mañanas las dedicaba a sus nietos. Todas las mañanas al levantarme, mi abuelo ya estaba en mi casa. Después de tomarme el vaso de leche y antes de ir a la escuela, él me daba clases y me enseñaba a escribir, a sumar, a multiplicar... teníamos ese momento siempre juntos “haciendo cuentas”. He de reconocer que eso de empezar las clases tan temprano a veces no me gustaba. Pero también reconocía que eso me permitía comprender antes lo que en clase me enseñaban, e incluso saberlo antes que mis compañeros. 
Mi abuelo siempre se ha preocupado por nuestra formación, con nuestro saber, con nuestro provecho de la vida... Le he agradecido con creces esa actitud que nos enseñó en la vida y en el trabajo. Esa enseñanza me hizo que luchara por estudiar lo que me gustaba aunque tuviese que irme del pueblo y desarrollarme profesionalmente en otras tierras. 
El día que murió estaba en la cama al no poder ya levantarse. Pasé a verle, y aunque dormía se despertó al sentarme junto a él. Al despertar de su  último sueño, una de las preguntas que me hizo era que por qué no estaba en Alicante, que si no tenía trabajo... Le tranquilicé, le dije que estaba de vacaciones. Luego me dijo más cosas, palabras muy hermosas. Por eso creo que se fue feliz.
De pequeño no sólo lo veía por las mañanas. También lo veía por las tardes al salir de clase. Me iba a al parque a jugar a los columpios, y mi abuelo siempre estaba allí, “con la fresca” y a charlar con sus amigos a los que no les llamaba por el nombre propio, les llamaba por el mote y eso a mí me hacía mucha gracia. Cuando volvíamos por la calle Colón para casa, él me explicaba la historia de esos motes y siempre con una sonrisa cariñosa. Eran tardes de parque con sabor a anís, porque siempre con el beso que le daba al llegar, se sacaba del bolsillo de su chaqueta una “boleta”, una boleta de anís para dármela.
Mi abuelo era un hombre con respuestas sabias para todas mis curiosidades. Sólo había una respuesta a una de mis preguntas que le costaba explicarme, o que esquivaba y terminaba desviando la respuesta a otro tema, el muy listo. Era cuando le preguntaba por la Guerra Civil. Se le humedecían los ojos. Nunca supe por su boca de que bando le tocó luchar, ni dónde... El sólo me llegó a decir alguna vez que sufrió, que la guerra es mala, que en una guerra nunca hay vencedores, que su mayor dolor fue separarse de mi abuela y de mis tías y que al poco de tener que irse nació otra hija, mi madre, y que no pudo conocerla hasta mucho tiempo después. Mi abuelo era un hombre de paz.
Mi abuelo era un hombre de paz y de amor. Estuvo casado con mi abuela, Santiaga Muñoz, y como decían los dos, “llevamos casados toda la vida”. También me decía que mi abuela era muy guapa. Ella falleció algo más de cinco años antes que él. Cuando entonces yo iba a verlo y le preguntaba qué tal estaba, el siempre me respondía que estaba bien porque comía bien, podía andar con ayuda de sus dos garrotas, podía seguir leyendo... pero que el dolor y la pena que sentía en su corazón no conseguía curarlos.Y lloraba. Y llorábamos los dos. Mi abuelo, tan grande, tan fuerte, tan protector... también lloraba.
Mi abuelo nació en una cueva “todo debajo de la tierra, sólo salía encima la chimenea”. Aprendió de pequeño a leer y a escribir. Siempre escribió poesías y en prosa este libro de memorias del pueblo. Nunca le conocieron con premios importantes, homenajes institucionales... alguna publicación en programas de fiestas y eso a él ya le hacía feliz. Porque pensaba que su conocimiento, a través de la poesía publicada, permanecería y serviría para alguien. Por eso siempre tuvo intención de publicar, pero era demasiado caro, no conseguía subvenciones... Decía que sus escritos y su saber terminarían bajo tierra, como en el lugar donde nació, en una cueva, escondidos, sin ver la luz. Gracias, Daniel y José Manuel, por hacerle una “chimenea”. Sé que está muy agradecido él también.
Yo, Francisco-Vicente Díaz-Hellín Lucas-Torres, como mis primas, mis hermanas y mi hermano, tuvimos y tenemos la suerte de tener como abuelo a Villajos Lucas.Abuelillo, te echamos de menos."
Abuelillo, te echamos de menos.

MEMORIAS, VIDAS Y COSTUMBRES DE UN PUEBLO
C A M P O  D E  C R I P T A N A         (1907-1983)
Edición de la Asociación Encinares Vivos de la Mancha
——————————————


Si pasas por Campo de Criptana, si ves los molinos de viento, seguro que recordarás "el señor de la triste figura". Ahora además, muchos recordarán al abuelo de Francisco-Vicente...., al Sr. Villajos Lucas Díaz-Tendero, su abuelo.

La historia del tranvía de Leganés

El tranvía de Leganés. AbueloharaLa primera pregunta que me vino a la cabeza cuando leí sobre el tranvía de Leganés, fue ¿por qué narices nuestra ciudad se vio unida por la primera línea de comunicación de España de este tipo con Madrid?.
La respuesta parece que tiene tres pilares, el Hospital Psiquiátrico de Santa Isabel en la antigua casa solariega de los Tamames, el cuartel de las Reales Guardias Walonas (cuartel de Saboya) y como no, aquello por lo que vulgarmente se conoce a los nacidos en Leganés, los pepinos y las hortalizas que en aquellos años venían a ser de los mejores de la comarca y que en buena parte servían para abastecer de este tipo de alimentos a la capital.

Estas tres razones además del hecho de que llegaría este transporte a Leganés antes que a Getafe, localidad con la que siempre existió una sana rivalidad, hizo que los "pepineros", vecinos de Leganés se sintieran contentos con el proyecto y más orgullosos de su pueblo. El 27 de enero de 1876 se obtuvo la concesión de un tranvía de tracción animal (también llamado con motor de sangre por ir tirado por mulas) entre la capital y nuestra plaza de España. Leganés tiene tranvía.

Historia del tranvía de Leganés. AbueloharaLa línea discurriría por la carretera de Carabanchel hacia Leganés y carretera de Fuenlabrada, con una longitud de 11.227 metros. Una vez aceptada por el concesionario Enrique O'Shea y Hurtado de Corcuera y autorizada la instalación por Real Orden, la Compañía General Española de Tranvías llegó hasta el centro de nuestra localidad el siete de abril de 1879. La inauguración se produciría el 7 de junio de 1879, siendo alcalde de la localidad José Fernández Cuervo de Grado.


A pesar de que Juan Enrique O’Shea afirmaba que los tranvías de tiro animal eran capaces de arrastrar casi 3.600 kilogramos por caballo a 12 kilómetros a la hora, y vencer pendientes de hasta un 12 %, lo cierto es que la línea Plaza Mayor-Leganés tuvo que modificar muy pronto su sistema de tracción y arrastre. El 29 de junio de 1879, a los dos años de su instalación, las mulas se sustituyeron por máquinas de vapor en gran parte del recorrido del tranvía dejando paso a las locomotoras. Hay que destacar que por esta circunstancia esta línea se convirtió en la primera de todo Madrid que utilizó el motor de vapor.

El sistema se mantuvo hasta 1906, año en que se terminaron las labores de electrificación de las líneas de tranvías. La línea no contaba con paradas estables en el trayecto, ya que se consideraba más «cómodo para los viajeros el subir y bajar a la puerta de su casa», pero sí disponía de seis quioscos para uso de los empleados y para que los viajeros que lo deseasen pudieran refugiarse de las inclemencias del clima en la Plaza Mayor.

Mapa de la línea del tranvía Madrid a Leganés. AbueloharaLa línea arrancaba en la Plaza Mayor de Madrid por ser esta plaza de mayor espacio que la puerta del Sol donde ya estaba saturada de medios de transporte. Los tranvías podían realizar las maniobras y el estacionamiento con facilidad y los centros de comercio están ubicados en los aledaños de esa plaza.

Los convoyes salían de la plaza por el arco de la calle Toledo, seguían hasta Puera de Toledo, cruzaban el Manzanares y enlazaban con la carretera de Carabanchel que hoy es la calle General Ricardos. Después de atravesar Carabanchel bajo por Eugenia de Montijo salían hacia Leganés pasando el puente de Butarque y entrando por la Avda de Fuenlabrada, la estación final estaría en el cruce del camino que iba al cuartel de Sabolla, es decir en la Avda. de la Universidad.

Como curiosidades podemos destacar por ejemplo: 
Primer tranvía con motor de sangre para 24 pasajeros. Abuelohara
  • La celebración de la inauguración del servicio de tranvías de Madrid con los coches de mulas se encargó al restaurante Lhardy.1. 
  • La línea disponía de 24 coches, cada uno de los cuales costó 2.000 pesetas y era tirado por 120 caballerías.
  • Los primeros coches tenían capacidad para 24 pasajeros, 16 en el interior y ocho en la imperial, una especie de terraza al descubierto.
  • Por las noches la línea se utilizaba como metodo de transporte de mercancías.
  • En 1878 se provó la primera locomotora de vapor de la marca Brow de 12cv y arrastraba dos coches.
  • El Tranvía de Madrid fue un medio de transporte que funcionó en la capital durante un periodo de cien años.

La historia del tranvía a Leganés. AbueloharaEn 1871 empezó a caminar el primer tranvía de España, en Madrid. En 1879 la línea de tranvía Madrid-Leganés, llega el transporte con tracción de vapor y en 1899 funciona la primera línea electrificada. Su funcionamiento se mantiene hasta que, el 1 de junio de 1972, desaparecen las últimas líneas.                                                                                                                                                                       Para el final de nuestra línea de tranvía, la Guerra Civil entre julio y noviembre de 1936 fue determinante. El avance de las tropas del general Franco desde Andalucía y Extremadura era imparable y la primera resistencia de las tropas de la República con cierto éxito se produjo a las puertas de Madrid. Por este motivo los daños que los enfrentamientos bélicos produjeron en las líneas de tranvías que se extendían por los ejes de la carretera de Extremadura y de Leganés fueron determinantes.

Historia del tranvía de Leganés. Abuelohara
Muchos trabajadores de las empresas de tranvías fueron reclutados para luchar en el frente y fueron las mujeres las que asumieron las funciones de conductoras o cobradoras. Las pérdidas durante la guerra civil fueron muy importantes: de los 556 coches que circulaban en 1936 quedaban en 1939 en condiciones de poder rodar 156, aunque luego se ampliase levemente su número. Una gran parte de las líneas, cuya extensión en 1934 era de 141,729 km, quedaron en zona de guerra, resultando muy dañadas, así como las cocheras de Bombilla, Cuatro Caminos y Carabanchel.

La historia del tranvía de LeganésA partir de 1937 ningún tranvía era operativo en la margen derecha del río Manzanares. Otra de las cosas con las que acabó nuestra guerra civil.
La historia del tranvía de LeganésHasta aquí esta pequeña historia de nuestra ciudad, un capitulo de su vida. Ahora cerrar los ojos e imaginaros bajando la cuesta de carabanchel, hacia el arroyo de Butarque, sobre ese tranvía tirado por mulas y viendo a izquierda y derecha los olivares y huertas de hortalizas, las mejores de Madrid..... así era Leganés en esos días.




En 1919, Ramón Gómez de la Serna escribió en el semanario ESPAÑA un relato de su viaje a Leganés en el tranvía: Los Carabancheles y Leganés, que comenzaba así:

"En invierno y en verano tomo muchas veces el tranvía de Leganés no solo para ir a Leganés... sino para pasar por los Carabancheles. Es el más largo viaje de tranvía. Si la Compañía quisiera podría inventar unos kilométricos. El cartelón en que va impresa, en lo alto, la dirección de este tranvía, es de olor amarillo, como la locura, "amarillo locura".....     Relato completo aquí.



El tranvia de Leganes
Preciosa fotografía del tranvía tirado por mulas (motor de sangre) entre Leganés y Madrid (1876)


El tranvía de Leganés
A los pocos años de su inauguración, se cambió el tiro animal por la instalación eléctrica. (1879)




















La historia del tranvía a Leganés
Fuentes consultadas:     HISTORIAS MATRITENSES    /    SPANISH RAILWAY  /    ENCICLOPEDIA LIBRE UNIVERSAL / EL TRANVÍA DE LEGANÉS - EL ARTE DE LA HISTORIA de Francisco Arroyo Martín   /   MEMORIA DE EXPLOTACIÓN DE FERROCARRILES POR EL ESTADO - Alejandro Mendizábal Peña    /   REVISTA VÍA LIBRE   /   ALFA Y OMEGA DE LOS TRANVÍAS DE MADRID - Carlos López Bustos    /    WIKIPEDIA    /    REAL ORDEN DE LA DIRECCIÓN DE OBRAS TRANVÍA DE MADRID A LEGANÉS    /    Fotos de Tranvía en  Madrid     /  Fotos de Ferrotransmadrid - Cesar Mohedas  /  Álbum de fotografías en  LEGANÉS B/N hasta 1920.    /    Cuaderno urbano de Leganés nº3 de Ciudadanos por el cambio: De la diligencia a Metrosur 1830-2001



Otras historias de Leganés:

Tengo ganas de ti - Federico Moccia (fragmento)

Tengo ganas de ti_Federico Moccia
TENGO GANAS DE TI (Federico Moccia)

Fragmento del capítulo 49. Los enamorados depositan un candado en el puente Milvio sobre el río Tíber sellando su amor para siempre.... El relato a partir del que se construye la leyenda.


"-¿Qué pasa?, ¿ahora te haces la culta? 
-¡Soy culta! Sobre muy pocas cosas, pero lo soy. Como por ejemplo ésta, ¿quieres escuchar la leyenda o no? 
-Antes quiero un beso. 
-Vamos, escucha... Es una historia preciosa. 

Gin se vuelve y resopla. La abrazo por la espalda. Nos apoyamos en el pretil y miramos a la lejanía. Algo más allá hay otro puente, el de corso Francia. Me pierdo con la mirada. Y ningún recuerdo altera este momento. ¿Incluso los fantasmas del pasado saben respetar determinados momentos? Parece ser que sí. Gin se deja besar.

Debajo de nosotros, el Tíber, oscuro y lóbrego, discurre silencioso. La luz débil de la farola nos ilumina ligeramente. Se oye el lento chaparrear del río en los diques. Su curso se rompe de repente alrededor de las columnas del puente. El agua gorjea, se levanta, rebulle, barbota. Después, inmediatamente después, se une otra vez y sigue en silencio su carrera hacia el mar. 

-¿Me la cuentas o no? 
-Ésta es la tercera farola que da al otro puente... ¿Ves eso de ahí?
-Sí... Me parece que alguien se ha equivocado atando la motocicleta...
-Pero ¿qué dices, tonto? Es el «candado de los enamorados». Se engancha un candado en esta cadena, se cierra y se arroja la llave al Tíber.
-¿Y después?
-Ya nunca te separas.
-Pero ¿quién inventará esas historias?
-No lo sé. Ésta existe desde siempre, la refiere incluso Trilussa.
-Te burlas de mí porque no lo sé.
-Es verdad... Lo que ocurre es que tienes miedo de poner un candado.
-Yo no tengo miedo.
-Eso es de un libro de Ammaniti. Tengo ganas de ti
-O de una película de Salvatores, según se mire.
-De todos modos, tienes miedo.
-Ya te he dicho que no.
-Claro que sí, y te burlas porque no tenemos un candado.
-Quédate aquí, no te muevas. Vuelvo al cabo de un minuto con un candado en la mano.
-¿Y eso de dónde lo has sacado?
-Mi hermano. Lleva un candado con una cadena para bloquear el volante.
-Claro, no se le puede ocurrir que sea su hermano el que le mangue el coche.
-Tú eres tan responsable como yo. Además, aún me debes veinte euros.
-Tacaño.
-¡Ladrona!
-Pero ¿qué dices? ¿Qué quieres?, ¿el dinero del candado? Si quieres, al final pasamos cuentas...
-Entonces me deberás demasiado.
-De acuerdo, basta, dejémoslo ahí. Entonces, ¿vas a hacerlo o no?
-Claro que sí. 

Pongo el candado en la cadena, lo cierro y saco la llave. La mantengo un momento entre los dedos mientras miro a Gin. Ella me mira.Me desafía, me sonríe y levanta una ceja.
-¿Y ahora? 

Cojo la llave entre el índice y el pulgar. La dejo colgar un poco más, suspendida en el vacío, indecisa. Después, de pronto, la suelto. Y vuela hacia abajo, patas arriba en el aire, y se pierde entre las agua del Tíber.
-Lo has hecho de verdad...Gin me mira con aspecto extraño, soñador, incluso un poco emocionada.
-Ya te lo he dicho. No tengo miedo.

Me salta encima, a horcajadas, me abraza, me besa, grita de alegría, está eufórica, está loca, está... Está preciosa.
-Eh, eres demasiado feliz. ¿Acaso funciona de verdad esta leyenda?
-¡Tonto! 

Y echa a correr, gritando en el puente. Se cruza con un grupo de hombres. Tira del abrigo del más serio, lo hace girar sobre sí mismo y casi lo obliga a bailar con ella. Luego se marcha corriendo otra vez, mientras los demás se ríen. Empujan bromeando al tipo, que se ha enfadado y quiere reñirla. Paso cerca del grupo y me encojo de hombros. Todos comparten la felicidad de Gin. Incluso el tipo serio al final me sonríe. Sí, es verdad, es tan guapa que todo el mundo, al verla, no puede evitar sonreír."

El libro "Tengo ganas de ti",  puedes descargarlo AQUÍ 

AQUÍ YACEN DRAGONES - Lectura de verano III

Aquí yacen dragones . lectura de verano III . Abuelohara
Acompañado una mañana por dos amigos y sendos cafés, no se de que manera surgió en la conversación este libro que ahora, aún sin haberlo terminado de leer, os recomiendo.
Tanto Luis como Agustín vinieron a contarme las delicias y el placer de leer un libro en el que cada página venía a ser una historia diferente, un relato tras otro que encadenaban desde el principio al final una nueva forma de lectura, un libro de relatos para perderse.

De memoria Luis me recuerda uno de los relatos:

NO SÉ QUÉ PENSAR
"Decía que se llamaba María, que me amaba, y que nunca, bajo ningún concepto, decía la verdad tres veces seguidas."

Que os parece?, suficiente para haceros una idea?. Agustín sonriendo recuerda este:

EL ERROR DE ARQUÍMEDES
"La pequeña Masha, sumergida a media tarde en la bañera, con jabón y patitos de colores, desaloja una cantidad de agua por el suelo del cuarto de baño muy superior al volumen de su cuerpo pequeño."

Y yo, al abrirlo por una de sus páginas leo:
ADJETIVOS
"Era un orador experto, divertido, brillante, perspicaz, hábil, profundo y cautivador, pero le sobraban adjetivos."

Para mi más que suficiente y ya tengo en mi poder el libro. En su parte trasera nos explica que Los dragones del título yacen desde hace siglos en los mapas incompletos de la antigüedad, en los que el mundo terminaba allí donde lo hacía el conocimiento. 

Un libro de pequeños relatos, algunos de ellos como los que arriba os muestro, muy breves y que van encandilandote. Sin problemas para parar de leer en cualquier momento y retomar su lectura en otro. El escritor en estos relatos consigue la atención y la perfección en muy pocas líneas.

Ciento trece relatos. El autor nos sugiere leerlo en orden y dejando una pequeña pausa entre cada uno de ellos para saborearlos mejor y no mezclar sus sabores. Cambiar de uno a otro cuando se nos pase el buen o mal sabor de boca que haya podido dejar el anterior.

El libro habla de muchas cosas, de sentimientos, ternura, de amor, de la muerte y las enfermedades, de viajes, personas, sonrisas.. Leemos un relato, levantamos la vista, respiramos hondo, damos un sorbo a nuestro café y seguimos leyendo, una apuesta por la lectura nueva que me gusta y que con vosotros comparto.

Si lo deseáis y como yo gozáis de su lectura, podemos comentar aquí sus relatos. Un saludo y buen verano.


Datos del libro
Título: Aquí yacen dragones
Autor: Fernando León de Aranoa
Editorial: Seix Barral (Biblioteca Breve)
Primera edición: febrero de 2013.

Aqui yacen dragones. lectura de verano. Abuelohara.
Del autor:
Fernando León de Aranoa (Madrid, 1968) es guionista y director de cine.

Su primer largometraje fue Familia (1996), con el que consiguió el Premio Goya a la mejor dirección novel. Le siguieron Barrio (1998), Los lunes al sol (2002), Princesas (2005), que fue su cuarta película como director y guionista y su debut como productor, y Amador (2010).

El conjunto de su trabajo ha merecido trece premios Goya, cinco de ellos a título personal, y ha sido presentado con regularidad en festivales internacionales como los de San Sebastián, Sundance, Berlín, Valparaíso, Ciudad de México, Los Ángeles, Valladolid o La Habana, habiendo resultado galardonado en muchos de ellos.

Ha escrito y dirigido varios documentales y ha publicado con anterioridad relatos, por los que ha sido finalista del Premio Camilo José Cela y ha recibido el Premio Antonio Machado de narrativa breve. Ha publicado también Contra la hipermetropía (2010), una colección de textos y artículos que expresan su manera de entender el oficio de la ficción.  (datos que constan en el libro)

Después de cinco años, Fernando León de Aranoa regresa a los cines con "Un día perfecto", protagonizada por Benicio del Toro, Tim Robbins, Olga Kurylenko, Mélanie Thierry y Fedja Stukan. Estrenada el 28 de agosto de 2015 en las salas españolas y desde aquí os la recomiendo de verdad. Una película que puede hacer de la visita al cine, una tarde o una noche perfecta, la película da mas que suficiente para disfrutar al verla y después al comentarla ante un café caliente o una cerveza.

WANTED (Se busca)


Wanted. Eduardo Galeano.
Y mientras, con tanta lucha, tanto desasosiego, tanta sin razón, parece que siempre pagan los mismos y si no es así, estaré equivocado, pero así lo siento.

Que ganas tengo de conocer y ver que los culpables dan con sus huesos y sus malas ideas en la cárcel; que la sociedad despierta y doblega a todos aquellos que se lucran vendiendo nuestros sueños y nuestra sangre.

Por eso quiero poner en "Wanted", en busca y captura, a todos los sinvergüenzas, a todas y todos los ladrones de futuro, sin que falte ninguno, para que de una vez por todas los humildes y los pobres gobiernen y decidan, para que los honestos lleguen al final y no sean pisoteados en el camino.

Para que los políticos sean los más capaces y no los más dóciles, para que gobiernen las personas y no los bancos o los mercados, para que el mañana esté en nuestra mano y no en la que engorda con nuestro salario... 
Y entonces me acuerdo de este texto de Eduardo Galeano:



Si la proclamada guerra contra el terrorismo fuera algo más que una máscara, tendría que empezar por realizar una gigantesca pegatina, en todas las paredes del planeta, cubriéndolas con carteles que digan 

Wanted:
-Se busca a los terroristas que, pistola al pecho, gobiernan a los gobiernos y les dictan órdenes de rendición incondicional.
-Se busca a los secuestradores de países, que jamás devuelven a sus cautivos, aunque cobran rescates multimillonarios que el lenguaje del hampa llama servicios de deuda.
-Se busca a los delincuentes que en escala planetaria roban comida, estrangulan salarios y asesinan empleos. 
-Se busca a los mercaderes de armas, que necesitan la guerra como los fabricantes de abrigos necesitan el frío. 
-Se busca a los violadores de la tierra, a los envenenadores del agua y a los ladrones de bosques. 
-Se busca a los fanáticos de la religión del consumo, que han desatado la guerra química contra el aire y el clima de este mundo. 
-Se busca a los estafadores que siguen llamando catástrofes naturales a las calamidades que la naturaleza sufre, como si ella fuera la asesina y no la asesinada.

PEPE LECHES, guardia municipal natural de Leganés

No hace mucho, andaba discutiendo con unos amigos sobre la fecha de creación de la Policía Local de Leganés, una discusión cualquiera, tonta o no, pero que viene al caso y que me llevó a buscara ntecedentes del referido suceso en internet y en alguno de los libros de esta mi ciudad, Leganés.

Pocos son los datos que pude encontrar, pero la curiosidad me llevó a ojear entre otras cosas el libro de "Personajes y Leyendas de Leganés" y leer su capítulo XXXVIII  "Los Policías". Interesante capítulo sobre la creación de este cuerpo de policía en nuestra localidad, sobre la policía nacional y la guardia civil y donde encontré la fecha de creación para responder a mis amigos sobre nuestra discusión; pero al final del capítulo me topé con otro dato llamativo, simpático, histórico y curioso, que no he podido dejar de traer aquí para compartir con todos vosotros y vosotras.

Pepe Leches guardia municipal natural de leganes. AbueloharaAlgunas son las referencias en internet y algunos los artículos que figuran sobre este nombre, casi siempre basados en el cachondeo que despierta su utilización. Seguro que alguna vez habéis oído o dicho la frase "ves menos que Pepe Leches", que junto a otras del mismo asunto y con parecido cachondeo de: "ves menos que un gato de escayola", "menos que un pez frito" o "menos que un pez por el culo", o el muy utilizado y vulgarmente dicho: "ves menos que una po.... (miembro viril) envuelta en una toquilla"...., son expresiones comúnmente utilizadas.

Pues bien, es el nombrado "Pepe Leches", el que me lleva a escribir este artículo, porque más allá de la curiosidad, me resulta divertido que según el libro referenciado, que recoge a su vez lo escrito en un folleto de ocho páginas (Gaceta óptica editada en el año 1903), publicado por un tal Pedro Malo con el título "No hay prenda como la vista", este personaje era un guardia que vivió en Leganés durante el siglo pasado.

Eh!!! ¿PEPE LECHES, guardia municipal natural de Leganés?....., ¡para mondarse!. Resulta que después de tantas vueltas con la frasecita, al cabo de tanto cachondeo con el tal Pepe, y más de una confusión sobre si lo de su apellido era porque estaba cegato o por las ostias que repartía, tenía a mi alcance la respuesta. ¡¡¡Increíble!!!.

El nombre de este personaje, sigue siendo recurrente para usarlo en nuestras redes sociales y como ejemplo de ello y como resultado sobre mis lógicas indagaciones antes de colocar este artículo, puedo constatar que "Pepe Leches" es conocido también como Gerente, Director, Estudiante..., en Linkedln, Twitter o Facebook, con mayor o menor sorna.

Una vez contrastado y tal y como figuraba en el folleto de 1903 y después ha sido llevado al libro "Personajes y Leyendas de Leganés", aquí os dejo el relato para vuestro disfrute:

PEPE LECHES, guardia natural de Leganés


"José Fernández Albusac, hijo de José y Crescencia, natural de Leganés y de profesión guardia municipal del Ayuntamiento de Madrid, es descrito como varón de estatura media y carácter avinagrado.
Parece que tenía la mano ruda a la hora de dirimir confrontaciones callejeras, lo que le proporcionó el sobrenombre de “Pepe Leches”, pues así denominaban las bofetadas las clases bajas de aquel tiempo. 

Su salud era buena si se exceptúa una afección de la vista conocida por “ojos tiernos”, que enrojecía los párpados y hacía lagrimear los suyos, por otro lado, tremendamente miopes, no corregidos con lentes para no deshonrar el uniforme. Cuando “soltaba una leche”, en expresión barriobajera, no había seguridad de que la recibiese el culpable, pero, como él decía, “ninguno es totalmente inocente cuando dos se pelean”.

El guardia Fernández – “Pepe Leches” -sentía cierta inclinación a lo agropecuario, que unida a las sospechas sobre la relación de su esposa con el cabo a cuyas órdenes estaba, le indujeron a ingresar en la Guardia Civil recién creada, en la seguridad de que iría destinado a un pueblo, donde sería alguien respetado, podría criar cerdos y gallinas y estaría lejos del cabo seductor.
La mundología y penetración en las altas esferas que proporciona el ejercer de guardia municipal en la Corte le aconsejaron ir directamente a la cabeza de la Benemérita y, así, aprovechando la presencia del duque de Ahumada en una fiesta benéfica donde le habían enviado para dar servicio, quiso mostrarse en toda su arrogancia, en la seguridad de que unas simples palabritas le ahorrarían los enojosos trámites requeridos para el ingreso en tan prestigioso Cuerpo. Orientado hacia el grupo en que se hallaba el duque, se acercó lanzando una ardiente soflama sobre su espíritu justiciero y abnegación patriótica, pero su escasa visión hizo que el discurso se lo dirigiera a una niña vestida de gitana, hija de los anfitriones, a quien confundió con Ahumada, que con gran regocijo presenció la escena y convenció a Fernández, con el mayor tacto, acerca de la imposibilidad de aceptarle en la Guardia Civil, que requeriría vista de lince.

El guardia Fernández – “Pepe Leches” – murió años después atropellado por una carroza fúnebre cuando creía topar con su sobrina, según dedujeron los testigos del accidente, que le oyeron exclamar: “¡Pero qué bestia eres, Manuela!”. En el duelo, su áspera condición se tradujo en la más absoluta falta de las alabanzas acostumbradas en tales casos. Únicamente el cabo de quien tanto sospechó se atrevió a decir: “Pobre Fernández, con la letra tan buena que tenía”.
fuente: Internet y libro Personajes y Leyendas de Leganés.


Policías municipales motorizados de Leganés. (1971)
Policías Municipales de Leganés (1971)
Foto de Juan Calles
Una vez más la historia de Leganés, mi ciudad, me sorprende. Se me olvidaba comentar: El resultado de la duda entre los amigos a la fecha de creación de la Policía en Leganés, os diré que fue en 1947. El 19 de febrero se creó el cuerpo de Policía Municipal y se les dotó de traje de tela azul, capote y porra. El proceso de creación finalizó en julio de 1952. (datos recogidos del libro "Personajes y Leyendas de Leganés" - Juan Antonio Resalt y José María Sánchez Lázaro), libro por cierto que no os podéis perder y os recomiendo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...