SIEMPRE, LA SANGRE EN LA CALLE

Hace solo unos días, escribía llevado por el momento y la euforia de libertad, que millones de egipcios en las calles se concentraban en el Cairo y la plaza de Tahrir gritando y celebrando lo que parecía una fiesta de libertad. Ya en ese momento dudaba de que las imágenes y aquello que en todo el mundo veíamos, fuera de verdad una celebración que llevara a recuperar la dignidad al pueblo egipcio. Ya en esos momentos me preguntaba, como muchas otras personas, si de verdad, Tahrir  estaba de fiesta.

Siempre la sangre en la calle. AbueloharaHoy el número de muertos supera las 500 personas en los enfrentamientos entre la policía , el ejercito y los partidarios del derrocado presidente islamista. Mientras escribo el post, las noticias aumentan a 570 las cifras oficiales. Siempre la sangre en la calle, siempre presente.
Cuando se reconoce este número de muertos, mucho me temo que debe haber muchos más. La magnitud de la violencia que se ha extendido por todo el país puede convertirse en una guerra civil y eso no es motivo para ninguna fiesta, verdad?.

La Hermandad Musulmana, el grupo islamista del que derrocó al presidente Mohammed Morsi dice que son más de dos mil seiscientos los muertos y el número de heridos supera la cifra de diez mil. Las imagenes y los vídeos nos llegan para que desayunemos, comamos o cenemos con el horror egipcio en la ciudad de El Cairo.

Se ven sábanas blancas y rojas que cubren cuerpos en las calles con el nombre de la víctima. Gritos, humo, sangre.... y personas que deambulan buscando el cuerpo de sus familiares. Listas pegadas en la pared con nombres revueltos, imagen de la miseria de la guerra, de la violencia en las calles sufridas por ciudadanos de a pie.

El Cairo, tiene aproximadamente 18 millones de personas convocadas por unos y otros para organizar nuevas protestas en todo el país y que ahora están de nuevo tomando las calles y plazas aún a pesar del toque de queda. ¿Quien sabe como puede acabar todo?.. ¿donde está el límite?, ¿cuanta sangre se debe derramar para superar lo tolerable?

Los ciudadanos pueden ayudar, sin duda. El comportamiento del ejercito y el gobierno también, pero ¿de verdad quieren la paz, o únicamente desean alcanzar el poder?. Ejercito, religión, fanatismo, poder.... Un pequeño número de ingredientes que agitado pueden desencadenar una guerra civil, que con total seguridad pagarán los ciudadanos. Seguro. Siempre la sangre en la calle.

El presidente interino se marcha diciendo: "Se ha vuelto difícil para mí continuar gobernando y asumir la responsabilidad de decisiones que desapruebo, y que tendrán fatales consecuencias". "No puedo asumir la responsabilidad ante Dios, mi conciencia y de país para una sola gota de sangre, sobre todo porque sé que era posible prescindir de ella.

Después de esto.... la incertidumbre es total y la guerra tiene el caldo de cultivo perfecto para enraizar en el Cairo y hacer que la sangre del pueblo llene las calles. 
Friedrich Nietzsche decía: "la guerra vuelve estúpido al vencedor y rencoroso al vencido". Unos primero, otros después y siempre la violencia, siempre la guerra...., siempre la sangre.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Violencia

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Hola!, soy Abuelohara.

Si te gustó leer este artículo, me encantaría que dejaras tu opinión o comentario.

Si quieres seguir en contacto, suscríbete a "Las cosas del Abuelo O'hara" y recibirás un aviso con el último artículo publicado en este blog.