Equipo Nikon para viajar a Noruega

Nikon_viajes_abuelohara
Planificar el viaje a Noruega ha sido relativamente fácil, ayudado lógicamente de Internet para preparar visitas y recorridos con la agencia elegida para el viaje. Poca diferencia en la preparación personal tiene con el Viaje a Egipto que hice hace poco con mis hijos, los 21 días en Nepal hace ya más de un año o la escapada de 4 días en Marrakech. En cualquiera de las salidas y viajes, terminamos haciéndonos la misma pregunta sobre que Equipo Fotográfico que llevar.

Las normas de transporte y facturación de equipajes en los vuelos europeos para no facturar más de lo necesario y llevar en la mochila un máximo de siete kilos en los que lógicamente tiene que estar el Equipo Fotográfico para no perderle nunca de vista. Desde luego no se me ocurre facturarlo y que se convierta en un saco recibiendo golpes y más golpes en las cintas y vehículos del aeropuerto.

En el Viaje a Noruega el gran reto era lograr una grandiosa fotografía de paisaje que marcara para siempre ese maravilloso lugar. Las dimensiones de los espaciosa naturales a visitar recomendaban el uso de angulares para recoger los enormes fiordos, acantilados, valles y montañas de la mejor forma posible y transmitir toda su grandiosidad. Con esta idea y la restricción de medidas y peso del equipaje personal que siempre llevaría encima, el resultado fue:



Equipo Nikon para viajar a Noruega



Mi estupenda Nikon D7100, aunque lógicamente puede ser la D5000, o la nueva bestia de Nikon, la más versátil y potente cámara del mercado nueva Nikon D850 o similar. En definitiva una buena cámara DSLR que te permita la utilización de diferentes lentes para cada situación.

Una pequeña cámara de acción que podrás utilizar con tu palo selfie, meter en el agua y practicar deporte filmando aquello que haces sin poner en peligro tu DSLR. Como es lógico su cargador y baterías, tarjeta y accesorios.

Tokina SD 11-16mm f/2,8 (IF) DXII, el que mejor nota tiene como gran angular, que nos permitirá recoger los enormes y amplios paisajes y los acantilados de los fiordos, al mismo tiempo que realizar las fotografías en interiores de museos y lugares similares. El

Nikon 18-140mm 3.5-5.6G ED VR o similar que nos permita de todo sin cambiar tanto de objetivo para los paseos por las ciudades, fotografía urbana o social.  o el famoso Kit 18-55 / 55-200 VR que tanto juego a dado.

Portátil de muy pequeño tamaño. A no ser que quieras facturar un gran trípode para una cuestión determinada, debes considerar que cargarás con él en cada caminata. Si aún así quieres llevarte un trípode profesional, el Vanguard Alta Pro 263AT es una estupenda opción.

Dos como mínimo y como es lógico el cable y el cargador. Fundamental llevar siempre batería de repuesto. Debemos tener en cuenta que con las bajas temperaturas es muy posible que la batería recorte su duración.

Suficientes para el tiempo que pases, además de tener en cuenta que si disparas en RAW o guardas copias, necesitarás ocupar las dos ranuras de SD de la cámara.

Un disparador remoto vendrá bien por si quieres estar también en la foto, o para depositar la cámara sobre algo fijo o el trípode y sacar fotografías a velocidad muy lenta o con poca luz. Nocturnas, efecto seda, auroras, etc.

Una mochila fotográfica de un modelo reducido en el que además de lo señalado podamos incluir una muda, un pantalón y una camiseta por si nos extravían la maleta. Ya sabes que no puede pesar más de siete kilos para ir como equipaje de mano en la cabina del avión.

Kit de limpieza, pincel y paños.
Módulo para GPS Aokatec AK-G que te permitirá recoger la geolocalización exacta del lugar donde haces cada fotografía.
Módulo Wifi Nikon WU-1A que te permite usar el móvil como disparador remoto o descargar en este las fotos para compartir de forma inmediata en las redes. Si utilizas la Nikon D850, no lo necesitarás, ya que lleva Wifi y Bluetooth incorporados.
Un palo selfie también te vendrá bien para la cámara de acción o el móvil cuando llegues al Preikestolen.


  • Cámara réflex: 









  • Cámara de acción:







  • Objetivo angular: 








  • Objetivo todo-terreno:






  • Trípode.









  • Baterías de repuesto.







  • Tarjetas de memoria.





  • Disparador remoto.







  • Mochila









  • Otros accesorios


















No es mi fuerte, pero ara las tomas rápidas, redes sociales y algún vídeo movido de momentos lúdicos me acompañé de una pequeña cámara de acción que principalmente utilizaba para algún time-lapse y lógicamente de un palo selfie para el móvil. He de reconocer que el resultado no hace justicia al lugar. Noruega es infinitamente más espectacular que cualquiera de las fotografías y las sensaciones en lugares como los fiordos o el Preikestolen no se pueden retratar, más allá de ver en nuestras caras la emoción del momento.

Obviamente se pueden añadir muchos más elementos a la mochila o maleta de viaje fotográfica, pero lo dicho es lo que me parece imprescindible. Un trípode mayor, filtros polarizados o neutros, más objetivos.... Todo puede ser necesario, pero no indispensable. Lo mejor del viaje está en si mismo y no en ir cargado como una mula constantemente y ver recortadas las posibilidades de disfrute que no sea la disparar nuestra cámara.

Mi viaje a Noruega con la Nikon D7100 ha sido inolvidable y el tuyo lo será también con toda seguridad. Animo.
Saludos, buenas fotos y buen viaje.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Viajes

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Hola!, soy Abuelohara.

Si te gustó leer este artículo, me encantaría que dejaras tu opinión o comentario.

Si quieres seguir en contacto, suscríbete a "Las cosas del Abuelo O'hara" y recibirás un aviso con el último artículo publicado en este blog.