Kaymakli - Ciudad refugio.

Capadocia_Fotografia_Abuelohara
Cuando preparamos nuestros viajes, hay visitas que lo dicen todo con su nombre o su imagen. De una manera u otra antes de llegar ya hemos leído, conocemos o nos han contado lo que nos vamos a encontrar y su difusión ha sido tan amplia y concreta que casi no se nos escapa detalle. Este no es el caso.

Por el contrario, hay otros lugares que no cuentan con la misma propaganda y sin embargo esconden una verdadera y bonita historia. Reconozco que era escéptico respecto a la ciudad subterránea de Kaymakli, una de las visitas incluidas en nuestro viaje de "10 días en Turquía" con Bidtravel, a la que no presté demasiada atención, pero que vino a redondear y dar el cierre a la maravillosa experiencia de conocer la región de la Capadocia. La inmersión en un mundo pasado pero real de la sociedad de la época y su modo de vida y subsistencia me llamó mucho la atención.

Capadocia_Fotografia_AbueloharaLa entrada al complejo no es muy distinta a muchos de los centros culturales modernos y austeros que nos rodean en cualquier ciudad europea. Tras las puertas automáticas, el típico y obligado paso por el arco de seguridad y los tornos, una pequeña cuesta nos lleva a la zona oscura, una entrada en la pared de roca volcánica por la que accedemos a la ciudad.

Un establo excavado en tiempos de los hititas, mas o menos en el siglo VI, nos sirve de sala de reuniones para que Erhan, nuestro guía, nos indique las pautas y algunas recomendaciones esenciales a seguir, las flechas rojas para entrar y las azules para salir. Aprovecho el momento para preparar mi Nikon D850 y colocar el Nikkor 14-24mm que espero de buenos resultados con tan poca luz.

Fotografia_Viajes_TurquiaComenzamos a caminar por la Ciudad bajo tierra de Kaymakli. Túneles y estancias donde antes que nosotros pisaron los cristianos, los cautivos y aquellos que se escondían de los ejércitos invasores o de aquellos merodeadores que atravesaran la región de Anatolia. En definitiva, estábamos dentro de una ciudad refugio donde más de dos mil personas resistían e intentaban subsistir, en ocasiones por un periodo de hasta seis meses y que se unía únicamente a otra ciudad igualmente subterránea, Derinkuyu, a través de un túnel de 9 km.

Fotografia_Viajes_TurquiaKaymakli es una de las 37 ciudades subterráneas de Capadocia y la más amplia hasta el momento. Está a poco más de 20 km de Nevsehir donde tenemos nuestro hotel y por lo tanto cercana a las poblaciones para que rápidamente pudieran ser alcanzadas en caso de necesidad. Si la claustrofobia te lo permite y prestas atención a las explicaciones, puedes vivir o imaginar como lo hacían esas miles de personas perseguidas. Establos, salas de culto, comedores, cocinas que aún conservan el hollín de los hogares, bodegas, cisternas de agua....

La vida debió ser muy complicada para que durante seis meses vivieran encerrados en ese lugar. Una ciudad refugio con una sola entrada que bloqueaban a extraños o invasores con una roca redonda a modo de cierre seguro. Unos niveles más abajo podemos ver de nuevo otra roca redonda que se desplazaba como un segundo mecanismo de cierre para impedir el paso en caso de haber sido descubiertos. Son dos kilómetros y medio los que abarca Kaymakli. Un laberinto de túneles, rampas y escaleras que te ayudan a descifrar los miedos y las historias de quienes una vez vivieron allí.

Fotografia_Viajes_Turquia
De vez en cuando hacemos una parada en una de las salas para hacer recuento del personal y para que Erhan, ante un "ligeramente escandaloso" grupo de orientales a los que fue necesario chistar para que guardaran silencio, nos siguiera contando la asombrosa historia del lugar y sus moradores. Si no fuera porque tocamos la roca, respiramos el aire y sentimos la oscuridad, todo nos parecería como un cuento. Hasta que te dan los datos y las razones de aquello, se hace difícil entender el porqué de la construcción de ese agobiante y misterioso laberinto.

La ciudad subterránea de Kaymakli tiene una profundidad máxima de cuarenta y cinco metros en nueve niveles recorridos por un pozo vertical abierto al exterior que sirve de ventilación. La respiración se debía hacer agobiante con cientos de lámparas de aceite en los huecos de las paredes de esos diminutos túneles. Los niveles por debajo del cuarto están aún cerrados y solo accesibles para trabajos de investigación desde su descubrimiento en 1964.

Fotografia_Viajes_Turquia
En el mismo lugar donde pisamos, lo hizo una familia hace más de quince siglos, posiblemente con sus animales domésticos, trabajando la roca volcánica para ir ganando espacio y ampliando su vivienda al tiempo que la "Ciudad refugio de Kaymakli" crecía.

Si no padeces de claustrofobia, soportas los lugares cerrados y tus riñones y rodillas aguantan, tienes que visitar esta ciudad subterránea, recorrer sus túneles de hasta veinte metros de longitud y respirar la historia que rezuma con su humedad de las paredes de roca. Y recuerda siempre: "Para salir hay que seguir las flechas azules", jajajaja.


Fotografia_Viajes_Turquia

Kaymakli y otras ciudades subterráneas, además de otros espacios naturales en el Parque Nacional de Göreme, son considerados Patrimonio mixto de la Humanidad, tanto natural como cultural, por la Unesco desde 1985. La extensión abierta del Parque hay que visitarla a pie, las "Chimeneas y las Hadas", el "Valle de las Palomas" o las "Iglesias en la roca" son espectáculares y además cuentas con la posibilidad de "Volar en globo sobre Capadocia" para observarlos desde un punto de vista distinto y emocionante.  No te lo debes perder.




Equipo:


Fotografia_Viajes_Turquia
Una roca en forma de rueda era colocada a modo de cierre seguro para evitar la entrada de los merodeadores e invasores. 

Fotografia_Viajes_Turquia
La roca era excavada fácilmente para almacenar comida o construir dormitorios.
Fotografia_Viajes_Turquia
Nuestro guía Erhan aprovecha las estancias más amplias para convertirlas en el lugar de encuentro del grupo y contarnos la historia de la ciudad subterránea de Kaymakli.
Fotografia_Viajes_Turquia
Es fácil perderse en este intrincado laberinto y la falta de luz e indicaciones ayudan poco.


Fotografia_Viajes_Turquia
Piedra de molino en el establo y junto al acceso a la iglesia.

Fotografia_Viajes_Turquia
Distintas oquedades unen las estancias con el fin de dejar comunicarlas, dejar pasar la luz y la ventilación desde el único pozo de la ciudad subterránea de Kaymakli.

Fotografia_Viajes_Turquia
Como en todos los lugares turísticos, los souvenirs nos esperan para llevarnos un recuerdo.

Fotografia_Viajes_Turquia
Edificio en la plaza de la población de Kaymakli. En la parte trasera el Café Karakus.

Fotografia_Viajes_Turquia
Minarete de la pequeña Mezquita

Fotografia_Viajes_Turquia
Patrimonio histórico cultural de la Humanidad desde 1985

Fotografia_Viajes_Turquia
Plano transversal de la ciudad subterránea de Kymakli




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...