El silencio dolía más que los disparos. (Matanza de Atocha)


El silencio dolía más que los disparos - Matanza de los abogados de AtochaHay sucesos en nuestra historia como pueblo y en la lucha por la libertad, derechos y la democracia, sobre los que aún pasamos de puntillas, o por lo menos a mi me lo parece. Muchos somos los que en su día no lo vivimos con la intensidad del momento por nuestros pocos años de edad y otros ni siquiera habían nacido, pero de lo que no cabe duda es que en aquellos momentos estuvo en manos del pueblo y del gobierno de la época el futuro político y social.

Sobre la sangre de los luchadores, en enero de 1977, los hechos hicieron inclinar la balanza entre la dictadura y la democracia; el resultado como puedes ver y en la actualidad disfrutamos todos, fue el correcto gracias a la responsabilidad del pueblo. Madrid y los trabajadores sufrieron diferentes hechos violentos protagonizados por grupos de extrema derecha, que intentaban detener los procesos democráticos iniciados y llevar a nuestro país al caos.

Para ello no dudaron en conducirnos a una escalada de tensión y violencia que tuvo su punto más sangriento en el atentado cometido en el despacho de abogados laboralistas en la calle Atocha nº 55 de Madrid dónde fueron asesinados cuatro abogados y un administrativo dejando malheridos a otros cuatro abogados más. Cuando aún no estaba clara la voluntad política del gobierno, el ataque terrorista puso a prueba la madurez del pueblo y de los trabajadores.

El silencio dolía más que los disparos - Matanza de los abogados de AtochaComo ya he dicho, me parece escasa la difusión e importancia que de este momento se da en los medios informativos. Conocer nuestra historia debe servir para madurar y para saber también de donde parten las ideas, sus comportamientos y resultados. CCOO, sindicato al que pertenezco y al que pertenecían alguno de los asesinados, mantiene siempre despierto el sentimiento de lucha, porque ninguna de las muertes de los defensores de la libertad, de la democracia y de la defensa de los trabajadores merece caer en el olvido.

Madrid lleno sus calles de ciudadanos y ciudadanas, abogados, sindicalistas, trabajadores, y camaradas que en silencio y con dolor recorrieron sus calles en homenaje a los Abogados de atocha. La rabia se transformó en duelo y dolor que sirvió de cimientos a la construcción democrática que se inició semanas después del duelo. Las raíces de la lucha obrera de nuevo, se alimentaban de la sangre de trabajadores y luchadores inocentes.

Miles de protagonistas anónimos en la lucha antifranquista, merecer el recuerdo. No vivimos ahora en estas condiciones por amor al arte, lo hacemos gracias al proceso en el que muchos dejaron o perdieron la vida. El proceso democrático fue trabajado y sufrido por militantes del PCE, de las CCOO y de otros sindicatos y militantes de diferentes partidos político; un proceso que debe ser inseparable de nuestra memoria. En memoria de todas estas personas os dejo el acceso a un documento publicado en 2004 y reeditado diez años después que cuenta con lo esencial para entender el momento político e histórico de los asesinatos de Atocha.

Os dejo AQUÍ el enlace al texto completo y al comic que relata este importante suceso. Me permito colocar como reclamo al mismo, unos renglones de su introducción esperando que el compañero Francisco me disculpe por el atrevimiento:

En el entierro el silencio dolía más que los disparos. 
Aquel entierro seguramente ha sido la manifestación más multitudinaria conocida en España aún hoy en día, manifestación que colapsó la ciudad entera. No sé quién dijo sobre la manifestación: “El silencio dolía más que los disparos. Los claveles fluían como un manto de sangre”. Para mí ha sido la más impresionante y emotiva de las que he asistido en mi vida, aquellos miles y miles de hombres y mujeres, aquella tensión contenida, aquel silencio solo roto con algunos vivas a los muertos y por el canto de la Internacional, (ya en el cementerio) fue algo que el pueblo de Madrid, el país entero, nunca olvidará. 
Después, muchos años después, conocí personalmente a los, sobrevivientes de aquel atentado criminal: Lola González, Miguel Sarabia, Luís Ramos y Alejandro Ruiz-Huerta. (En los últimos años se nos han ido Luís y Miguel.)
Estas cuatro personas, conjuntamente con los cuatro abogados y el sindicalista, asesinados por los fascistas, son y continuarán siendo iconos de la lucha por la libertad y por la democracia en nuestro país y símbolos de la transición de la dictadura a la democracia en España.
 
No quiero finalizar estos apuntes sin recordar también que a partir de aquella fecha en todas las manifestaciones de la clase obrera que discurren por la calle Atocha de Madrid, al pasar a la altura del número 55, con un nudo en la garganta siempre gritamos con el puño en alto: ¡Atocha, hermanos, no os olvidamos!
* Francisco Naranjo Llanos. Director de la Fundación Abogados de Atocha


El silencio dolía más que los disparos - Matanza de los abogados de Atocha


fuente:  Los Abogados de Atocha.
Fundación Abogados de Atocha.
Escuela sindical Juan Muñiz Zapico.









.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Relatos

3 comentarios:

  1. Gracias por difundir la historia de unos compañeros que lucharon tanto por la libertad y por la democracia que pagaron con su vida unos y otros con su sangre para que nuestro pais pasar de Dictadura a Democracia . Lo que ha pasado después ya es otra historia .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es preciso mantener encendida la llama de la memoria para que no se vuelvan a repetir las atrocidades y poder construir un futuro mejor para tod@s. El tiempo todo lo relativiza, vivir esos momentos en primera fila debió ser realmente muy duro.
      Un saludo.

      Eliminar
  2. 31.01.2015
    La abogada laboralista Lola González Ruiz, de 68 años, ha fallecido a consecuencia del cáncer que padecía y que se encontraba en fase terminal. Lola fue una de las cuatro víctimas que lograron sobrevivir al atentado fascista contra el despacho de abogados laboralistas de Comisiones Obreras de la calle Atocha de Madrid el 24 de enero de 1977, un suceso que conmocionó a la sociedad española en aquellos días.
    El cuerpo de la letrada fue encontrado ayer viernes en su domicilio particular. La policía científica, según las citadas fuentes, ha determinado que el fallecimiento se produjo el pasado martes 27 de enero . Junto a ella se encontraba el cadáver de su marido, quien según los investigadores se habría suicidado dos días después tras consumir unos fármacos que se han encontrado en la estancia.

    ResponderEliminar

¡Hola!, soy Abuelohara.

Si te gustó leer este artículo, me encantaría que dejaras tu opinión o comentario.

Si quieres seguir en contacto, suscríbete a "Las cosas del Abuelo O'hara" y recibirás un aviso con el último artículo publicado en este blog.