LOS RICOS Y LOS POBRES (Gandhi)

By Fco. Cecilia - jueves, enero 26, 2012


gandhi los ricos y los pobres
Me llama poderosamente la atención que ni el tiempo ni la historia puedan hacer olvidar reflexiones que hechas hace muchos años, hoy pueden continuar muy vivas.

Los ricos y los pobres (Gandhi)
"Pese a todo, tras los esfuerzos más tenaces, no se puede lograr que los ricos protejan realmente a los pobres. Y si estos últimos se ven cada vez más oprimidos hasta el punto de morir de hambre, ¿qué se puede hacer?.

Cuando se busca una solución para este acertijo, es cuando los recursos no violentos de la no colaboración y de la desobediencia civil se me presentan como los únicos que resultan justos e infalibles. 

En una sociedad concreta, los ricos no pueden hacer fortuna sin la colaboración de los pobres.

Si estos se convencieran de esta verdad y se impregnaran con ella, tomarían sus medidas y aprenderían a liberarse ellos mismos --- base a métodos no violentos- de las desigualdades que los han llevado al borde del hambre.

Descubrí que la vida perdura aun en medio de la destrucción. Por consiguiente, debe haber una ley más elevada que la ley de la destrucción. Sólo bajo dicha ley resulta inteligible una sociedad bien ordena da y la vida digna de ser vivida. Entonces, si esa es la ley de la vida, por ella debemos trabajar en lo cotidiano.

Por diversos motivos me asusta viajar a Europa o a Norteamérica. No es que confíe menos en los
pueblos de esos dos enormes continentes que en mis compatriotas. Las dudas bullen en mí mismo. Si viajase a Occidente, no sería por razones de salud ni para ver territorios nuevos. Tampoco me interesa hablar en público. 
Siento espanto de que me consideren una celebridad. Me pregunto si algún día encontraré la fuerza para soportar las manifestaciones públicas, y si cederá esa tensión agotadora que me atrapa cuando tomo la palabra en público".

Que debemos custodiar.
"Mi labor habrá concluido si consigo convencer a la humanidad de que cada hombre o cada mujer, sea cual fuere su potencialidad física, es el guardián de su dignidad y de su libertad. Este amparo es posible, aun cuando el mundo entero se vuelva contra el único que sea capaz de resistir.

Si continúa la demencial carrera armamentista, desatará una matanza jamás vista antes en la historia. Si alguien resulta triunfante, esa victoria vana será como una muerte en vida para la nación que se alce como victoriosa.

La vida es una aspiración. Su misión es esforzarse por la perfección, que es la autorrealización.
El ideal no debe ser rebajado por nuestra debilidad o nuestra imperfección. Tengo dolorosa consciencia de que ambas se encuentran en mí. 
Diariamente, mi grito silencioso le pide a la verdad que me ayude a erradicar de mí tal debilidad y tales imperfecciones.

El rumbo más seguro es creer en el gobierno moral del mundo y, en consecuencia, en la supremacía de la ley moral, la ley de la verdad y del amor.

Inicia tu día con una plegaria y hazla tan conmovedora como para que perdure en ti hasta el atardecer.
Concluye el día con una plegaria, para disfrutar de una noche pacífica libre de sueños y de pesadillas. Que la forma de la plegaria no te preocupe. 
Deja que se manifieste como sea: tal es el modo en que nos pone en contacto con lo divino. 

Cabe apenas una precaución: 
cualquiera que sea su forma, no permitas que el espíritu se disperse mientras las palabras de la plegaria emanan de tu boca".         (Gandhi)

  • Share:

You Might Also Like

0 comentarios