DE "CAJA TONTA"... NADA.

By Fco. Cecilia - miércoles, enero 04, 2012


la television te como la cabeza_de caja tonta nada
Nunca en España se había visto tanto la televisión. El consumo medio el año pasado rozó las cuatro horas diarias. O lo que es lo mismo: los espectadores dedicaron en 2011 el equivalente a dos meses de su vida a contemplar el electrodoméstico más venerado. (fuente: Público.es)

Yo uno a esta noticia, toda la situación actual de este país, en el que en cualquier tema de conversación todo el mundo reconoce a “Belén Esteban” por ejemplo y no sabe quien era “Ramón y Cajal”.
Algo no estamos haciendo bien, o mejor dicho algo malo estamos permitiendo cuando lo más visto en la televisión privada son programas como el denominado “Sálvame” que llena la caja tonta de desmanes, insultos, amenazas, criticas destructivas, menosprecios, gritos y en definitiva suciedad y basura.
Algo hacemos mal cuando el ejemplo típico de cadena basura “la 5” triunfa con diferencia entre las mujeres y en adultos entre 25 y 44 años con programas como “hombres, mujeres y viceversa” que es todo un ejemplo de lo mejor que se puede hacer para perder el tiempo y vaciar las cabezas de nuestros jóvenes para llenarlas de porquería.

Cuatro horas al día, nada más y nada menos. Son muchas horas si pensamos en las que dedicamos a la lectura, a pasear, a hacer deporte, a charlar con los amigos y amigas, o a jugar con nuestros hijos. Son muchas horas si pensamos en las que dedicamos a cocinar, a disfrutar del día visitando nuestra ciudad, a ayudar a los pequeños en el estudio, a abrazarnos y querernos.

La caja tonta no lo es tanto..., ya voy pensando que quizá los tontos, o mejor, los menos listos somos nosotros, que dejamos que poco a poco nos coman la cabeza con multitud de gilipolleces perdiendo la oportunidad de conocer nuestro alrededor y mantener una vida social más interesante.

Es posible que el consumo obedezca de alguna manera a la situación de crisis económica, pero si esto es así, mejor apagar la tele para dejar de consumir electricidad y prepararnos para conquistar el futuro, para preocuparnos por la situación y tomar decisiones. Los cálculos en torno al déficit con el que cerramos 2011 en la economía parece que son del 8%; la perdida de porcentaje en la información y la comunicación de los españoles ha bajado bastante más desde mi punto de vista. Entre la televisión basura y la manipulación, estamos perdidos.

Los ejemplos de programas de televisión basura realmente abundan a todas horas y en todos los canales, pero alguno de ellos hace verdaderamente apología de la desinformación, de la manipulación y del insulto. Tenemos una gran variedad de temáticas con un fondo sexual y erótico que ya no distingue de franjas horarias...., programas amarillistas de farándula o programas de humor soez y chabacano.
Un ejemplo de lo último más interesante sería el poder hablar horas y horas de como la asistenta de un muchacho que una vez besó a Falete al salir de una discoteca en pleno centro, ha ingresado en el paro despedida por llevar la falda demasiado corta.... (posible, ¿no?).

Lo importante de la televisión es la comunicación y esta debe ser auténtica, es decir, su finalidad debe ser una comunicación seria con un mensaje verdadero y al mismo tiempo valioso para nosotros que lo estamos viendo y escuchando. Y si para nosotros es importante, lo es más para nuestros hijos que en proceso de educación son continuamente bombardeados con mensajes confusos y nada ejemplarizantes de un buen comportamiento social.

Esta cuestión es la más importante, la comunicación que recibimos de nuestra “caja tonta” debería ser y tener un sentido y cubrir unas exigencias para que los contenidos sean de una calidad aconsejable. El mensaje debe ser beneficioso para nosotros y nuestros hijos, igual que en la comunicación entre las personas o en la educación, el último eslabón en la comunicación debe aspirar a mejorar, a recibir algo positivo para él y los suyos.

La “caja tonta” por el contrario se está esforzando en muchos casos en desvirtuar el contenido de tal manera que llame la atención de los usuarios de su comunicación con la única finalidad de subir en el ranking de audiencia. No sabremos cuando dicen la verdad o cuando mienten, cuando merece la pena poner atención o cuando escuchar la televisión de fondo.

Un “polvo” en verano será motivo de cuatro especiales de “Sálvame”, un insulto directo entre figuras de la farándula serán dos días de programación amarilla. Si existe alguna agresión física entonces se puede conseguir dos programas en banda de máxima audiencia “de luxe”. El testimonio de algún imputado en un delito de sangre, ya sabéis... Impresentable.

El arma más utilizada en la “caja tonta”, en la televisión basura, es la demagogia y se encargan de mostrar un contenido que a su vez es solicitado por nosotros, es decir, que cuanta más basura consumimos, más basura nos dan.

Si nosotros utilizáramos la demagogia con nuestros hijos, les enseñaríamos aquello que ellos quieren y lo que desean, cada vez más terminaríamos cambiando las charlas de familia, de valores, de recuerdos, juegos etc, por charlas de fútbol, actividades y juegos de la Play o de la Nintendo. ¿Esto no sería bueno, verdad?, nuestros hijos demandan cuestiones que quizá no sean lo mejor para ellos y nosotros debemos moderar y darles lo que verdaderamente necesitan.

Los padres poseemos la responsabilidad de comunicar a nuestros hijos lo más interesante para su educación y no aquello que nos soliciten. De la misma manera la televisión y las empresas que las sostienen deberían responsablemente proponer algo más beneficioso en su comunicación y no basarse en el escaso esfuerzo de la sociedad en exigir programación de mejor calidad.

La “caja tonta” nos da lo que pedimos: ¿Queremos contenidos soeces, chabacanos o sexuales?, nos los da, ¿queremos gilipolleces, insultos y violencia verbal?, pues mas de lo mismo. En esto esencialmente está la eficacia de la televisión y de la basura, dándonos lo que queremos y mientras engordando con la publicidad en esos espacios.
Nos dan una comunicación manipuladora, una comunicación que no necesita de esfuerzos por nuestra parte, solo tenemos que tumbarnos y mirar...., ellos se encargarán de comernos la cabeza, de meternos publicidad y conseguir lo que les importa.... ganar más dinero a costa de nosotros.

La “caja tonta” no lo es tanto. Parece que nosotros somos algo menos listos que lo que creemos. A la televisión pública exigencia de compromiso con la verdad, con la información y con la igualdad, la educación y la corrección. A las televisiones privadas, o mejor dicho a los programas basura de esas televisiones les corresponde el “off”, el apagado, para que aprendan a poner una programación de mayor calidad.

La conclusión parece que debe ser que debemos pasar a exigir una mejor televisión, una televisión que no explote a las personas, que no engañe y que sirva para una mejor educación y un mejor entretenimiento... y digo entretenimiento y no perder el tiempo.
Y mientras, pasear, salir al aire libre, hablar con la familia, jugar y vivir. Aprender a apagar la televisión y decir adiós a la “caja tonta”.

  • Share:

You Might Also Like

1 comentarios

  1. Lo más deleznable de la televisión basura es decir, mantener, divulgar que la pedimos porque es sencillamente falso. Es uno de los fenómenos culturalmente más demoledores que existe. Además en pleno horario de protección:cuatro horas diarias, de cuatro a ocho en la cadena italiana.¿Donde está la autoridad judicial y política? Impensable lo que ocurre en España que pudiera ocurrir en ningún otro país del mundo.

    ResponderEliminar