Crimen de García Lorca y la Fuente de las lágrimas

By Fco. Cecilia - lunes, agosto 18, 2014

Fue a las 4:45 h de la madrugada del 18 de agosto de 1936, en el camino que va de Víznar a Alfacar. En una cuneta del camino, ante un viejo olivar cerca de la fuente que los árabes llamaban "Aynadamar" o "Fuente de las lágrimas". En ese lugar Federico García Lorca fue fusilado sin juicio previo junto a otros detenidos y enterrado como tantos otros en una fosa común sin nombre ni cruz que señale el lugar donde rezarle.

38 años atravesados en sangre por las balas fascistas de un pequeño pelotón de soldados a las ordenes de Franco. Una injusta muerte como muchos cientos de miles más, que aún siguen sin respuesta y sin poder dar descanso a generaciones enteras de españoles. Un crimen del que algunos fascistas presumieron de haber participado, recalcando que habían acabado con ese "poeta homosexual".

Son muchos los homenajes que a Lorca se len han realizado y aquí en Leganés, me gusta decirlo, cuenta con "El Jardín de Federico García Lorca" que de vez en cuanto visito. En ellos una fuente central da frescor al pequeño parque, al igual que en aquél olivar lo hiciera la "Fuente de las lágrimas". Hoy, cuando hace sesenta y ocho años de su asesinato, de nuevo un humilde homenaje desde esta página, pidiendo y exigiendo que se cumpla el deseo del pueblo y los huesos de los amados aún en la cuneta, entre ellos Federico, puedan recibir los honores que merecen y el rezo de aquellos que lo deseen en un lugar digno.



Antonio Machado, dijo...

EL CRIMEN FUE EN GRANADA

1. El crimen
El Crimen de Federico García LorcaSe le vio, caminando entre fusiles,
por una calle larga,
salir al campo frío,
aún con estrellas de la madrugada.

Mataron a Federico
cuando la luz asomaba.
El pelotón de verdugos
no osó mirarle a la cara.
Todos cerraron los ojos;
rezaron: ¡ni Dios te salva!
Muerto cayó Federico
- sangre en la frente y plomo en las entrañas -
...Que fue en Granada el crimen,
sabed -¡pobre Granada!-,
en su Granada...

2. El poeta y la muerte
Se le vio caminar solo con Ella,
sin miedo a su guadaña.
Ya el sol en torre y torre; los martillos
en yunque-yunque y yunque de las fraguas.
Hablaba Federico,
requebrando a la muerte. Ella escuchaba.
"Porque ayer en mi verso, compañera,
sonaba el golpe de tus secas palmas,
El Crimen de Federico García Lorca y la Fuente de las lágrimas
Fuente "Aynadamar" o "Fuente de las lágrimas" (1904)
y diste el hielo a mi cantar, y el filo
a mi tragedia de tu hoz de plata,
te cantaré la carne que no tienes,
los ojos que te faltan,
tus cabellos que el viento sacudía,
los rojos labios donde te besaban...
Hoy como ayer, gitana, muerte mía,
qué bien contigo a solas
por estos aires de Granada, ¡mi Granada!" 
Se le vio caminar...
Labrad, amigos,
de piedra y sueño, en el Alhambra,
un túmulo al poeta,
sobre una fuente donde llore el agua,
y eternamente diga:
el crimen fue en Granada, ¡en su Granada!

.

  • Share:

You Might Also Like

0 comentarios